Creo que el acné es el paradigma de enfermedad en la que el tratamiento de elección no puede ser sino fruto de un acuerdo o "pacto terapéutico" entre dermatólogo
y paciente. Nos vamos a encontrar con chicos despreocupados que sólo acuden a la consulta forzados ante la insistencia de la madre. Para ese paciente probablemente el tratamiento con isotretinoína oral es un problema mayor al propio acné. El caso opuesto sería el de la paciente con un acné leve, pero que está bien informada de la eficacia de los diferentes tratamientos y que muchas veces ha probado ya varias tandas de tratamiento con tetraciclinas y/o tratamientos con antiandrógenos. En este caso la paciente recibirá tarde o temprano un tratamiento con isotretinoína.

En definitiva, conviene explicar al paciente que hay tres intensidades de tratamiento y que se obtienen tres resultados diferentes con cada uno, pero también con riesgos superiores:

  1. Tratamientos tópicos.
  2. Antibióticos por vía oral o antiandrógenos (con o sin tratamiento tópico añadido).
  3. Isotretinoína.

1) TRATAMIENTOS TÓPICOS

2) ANTIBIÓTICOS POR VÍA ORAL O/Y ANTIANDRÓGENOSPOR VÍA ORAL

3) ISOTREINOÍNA

Otras situaciones en el acné:

Hay varios estudios en que se ha ensayado el tratamiento con terapia fotodinámica. Entre ellos, un ensayo clínico en 30 pacientes en que se hacían dos sesiones de TFD. La reducción media fue del 54% vs un 20% en la hemicara contraria que servía de control (Br J Dermatol 2006; 155(3):608-613). Creemos que el coste de este tratamiento es inasumible con estos resultados, que se pueden obtener con otras alternativas ya explicadas.

Se está estudiando el papel de Rambazole: En un ensayo fase II en 17 pacientes (PO01.65 del congreso de la EADV en 2006). Es una molécula no-retinoide que aumenta las concentraciones intracelulares de ácido retinoico. Las lesiones inflamatorias disminuirán en un 75% en 12 semanas.